El diario de viaje

De Manuel Soriano, publicado en la revista española Mundo Gráfico en 1.915.

Al regresar de su viaje
por el nuevo continente
Margarita, en su equipaje,
traía el diario siguiente:

Día seis. Estoy encantada
entre estos marinos fieros.
y soy la niña mimada
de todos los pasajeros.

Día siete. El capitán,
que a más de un bravo marino,
es un apuesto galán
y un caballero muy fino,
siempre que me ve suspira;
es conmigo muy galante,
y cada día me mira
de un modo mas alarmante.

Día ocho. Se ha confirmado
lo que advertí sin disgusto:
al capitán le he gustado
un poco más de lo justo.
Es guapo y vale la pena
de escuchar sus atenciones;
pero ¡ay! ese amor me llena
de graves cavilaciones.

Día nueve. De sopetón,
esta tarde, el capitán
me ha hecho una declaración
llena de amoroso afán.
Me dice que soy divina,
me dice que soy ingrata;
que mi mirar le fascina
y que mi duda lo mata.
Dice que no encuentra modo
de sufrir pena tan honda,
y que está dispuesto a todo
porque yo le corresponda.
Yo le he dicho que le escucho
con placer muy singular;
pero que me causan mucho
miedo los hombres de mar;
que lamento que me quiera,
y por mí sufra dolores,
pues en España me espera
el amor de mis amores.

Ver también:  Estaba una fregona por Enero

Día diez. ¡Pobre hombre! Está triste
y hasta llora como un niño.
Pero me ha dicho que insiste
en conseguir mi cariño.

Día once. Me hace pensar
su actitud… ¡vaya un apuro!
porque estos hombres de mar,
¡cuando se van del seguro!…
Me hablo durante la noche,
e hizo con tiernos acentos,
un verdadero derroche
de amorosos juramentos.
Insistí en mi negativa,
y él me grito:- ¡Por mi nombre,
juro que mientras yo viva
no amará usté a ningún hombre!
Me ha dicho:-Será usted mía
en lo que del viaje resta,
¡y le concedo a usté un día
para darme la respuesta!
Si en el plazo que le marco
propicia a mí no la encuentro,
¡mañana volará el barco
con cuantos estamos adentro!
-¡Capitán!
-Así lo haré
o premia usted mi pasión,
o mañana será usté
pasto de algún tiburón.

Día doce. Insiste tenaz
y mi desdén no lo abate,
¡ y ese hombre será capaz
de hacer algún disparate !
¿ Que hacer ? ¡ Hundirse en el charco
y hallar la muerte en su centro!…

…………………………..

Día trece. ¡Se salvó el barco
con cuantos estamos dentro!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *