Y vivieron infelices y comieron pastel…

Para muchos, el día de su boda es el más feliz de su vida. Para esta pobre mujer, parece ser uno de los más amargos.

¿Será un matrimonio arreglado? Lo pregunto por los musculosos testigos que podrían impedir cualquier intento de escape.

No quiero ni imaginarme la noche de bodas…

Etiquetado con

Deja un comentario: