Por esto no hay que celebrar antes de llegar a la meta

Los siete peores ejemplos de celebración prematura en el deporte. 

Estos deportistas creyeron haber ganado y festejaron sin haber terminado la competencia. En el peor de los casos se burlaron de sus rivales sin saber que iban a ser ellos los humillados.

Ver también:  Perro baila mientras abuelita le canta "Solamente en Cristo"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *